Multimillonario promete usar su fortuna para destituir a Trump

Cree que el presidente debe ser destituido por el conflicto con Norcorea y la trama rusa.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Pelea campal en un H-E-B se vuelve viral
    Getty Images
    El empresario Tom Steyer habla durante un evento en Santa Monica, California, el 8 de junio del 2013.

    El magnate californiano Tom Steyer anunció el viernes que dedicará al menos $10 millones a una campaña publicitaria a nivel nacional para promover un juicio político al presidente Donald Trump.

    En el anuncio, Steyer dice que Trump debe ser destituido porque ha llevado al país al borde de una guerra nuclear, ha obstruido la justicia en el FBI y ha amenazado con cerrar organizaciones de prensa que no le gustan. Llama al público a llamar a sus congresistas y decirles que inicien el proceso de juicio político.

    “Las personas en el Congreso y en su propio gobierno saben que este presidente es un peligro claro y actual, que es mentalmente inestable y tiene armas nucleares”, dice Steyer en el anuncio. “Y no hacen nada”.

    Steyer planea gastarse una suma de 8 dígitos para publicar los anuncios nacionalmente, pero no dio una suma exacta. Su inversión se produce en momentos en que pondera presentarse como candidato al Senado y mientras congresistas demócratas en Washington discuten sobre si es sensato tratar de enjuiciar políticamente al presidente.

    “Si los demócratas quieren apaciguar a la extrema izquierda y sus megadonantes liberales respaldando un esfuerzo radical infundado con el que están en desacuerdo la mayoría de los estadounidenses, que lo hagan”, dijo Michael Ahrens, vocero del Comité Nacional Republicano.

    Agregó que los republicanos se concentrarán en “asuntos por los que los votantes se preocupan”, como la economía y los impuestos.

    La Casa Blanca no comentó de inmediato sobre la campaña.

    Steyer dijo además que se gastará dinero en una campaña de anuncios por Internet.

    Una resolución de juicio político presentada la semana pasada por el representante demócrata Al Green fracasó antes de ser sometida a voto. Green ha prometido que volverá a intentarlo.