Oficina del Censo busca datos de ciudadanía con los estados

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Revelan plan para reunificar a menores con sus padres

    La Oficina del Censo de los Estados Unidos está solicitando a los estados sus registros de licencias de conducir que generalmente incluyen datos de ciudadanía y ha hecho una nueva solicitud de información sobre los destinatarios de los programas de asistencia del gobierno después de que la Corte Suprema de los EEUU bloqueara la intención de incluir una pregunta de ciudadanía en el censo de población 2020.

    Los dos enfoques, documentados por The Associated Press, alarman a los activistas de derechos civiles. Advierten que las inexactitudes en los registros estatales de vehículos motorizados los convierten en una mala elección para rastrear la ciudadanía, si ese es el objetivo de la oficina. Además ven estas solicitudes como una extensión de los esfuerzos anteriores que podrían inhibir la participación de los latinos en el Censo 2020.

    Después de que la Corte Suprema de EEUU rechazó el plan del gobierno del presidente Donald Trump de agregar una pregunta de ciudadanía al Censo 2020, el presidente firmó una orden ejecutiva en julio que exige que el Departamento de Comercio de EEUU, quien supervisa la Oficina del Censo, recopile información de ciudadanía a través de los estados y registros administrativos federales. Específicamente, ordenó al departamento aumentar los esfuerzos "para obtener registros administrativos estatales sobre ciudadanía".

    La Asociación Estadounidense de Administradores de Vehículos Motorizados le dijo a AP que la mayoría, si no todos, los estados recibieron recientemente solicitudes de información que incluyen el estado de ciudadanía, raza, fechas de nacimiento y direcciones. La asociación ha aconsejado a los miembros que consulten a sus oficiales de privacidad cuando decidan cómo responder.

    "Cada estado está haciendo su propia determinación de cómo responder", dijo la portavoz de la asociación Claire Jeffrey en un correo electrónico.

    En Illinois, el secretario de Estado Jesse White negó la solicitud.

    "Nosotros, como regla general, no nos sentimos cómodos con la entrega de nuestros datos, ciertamente no en una cantidad tan grande. Esa fue la principal preocupación", dijo el portavoz Dave Drucker.

    Otros estados están sopesando qué hacer. El Departamento de Seguridad de Carreteras y Vehículos Motorizados de Florida recibió la solicitud pero no ha respondido, dijo la portavoz Beth Frady.

    La solicitud ha alarmado a los grupos de defensa latinos. Los registros de la agencia de vehículos automotores son notoriamente inexactos y "malos para determinar cuándo alguien no es ciudadano", dijo Andrea Senteno, abogada del Fondo Educativo y de Defensa Legal México-Estadounidense, que desafía la orden ejecutiva de Trump.

    Cuando se trata de la pregunta sobre ciudadanía, ha habido una tensión entre los nombrados por Trump que presionan la agenda del presidente y los trabajadores de la Oficina del Censo que dijeron que agregar la ciudadanía al cuestionario 2020 habría reducido la participación y hecho un recuento menos preciso.

    El departamento ahora está lanzando una amplia red de registros administrativos, y los funcionarios de la oficina han dicho que decidirán a fines de marzo sobre una metodología para poder rastrear la ciudadanía.

    El Censo 2020 determinará cuántos escaños del Congreso obtiene cada estado y la asignación de cientos de miles de millones de dólares de fondos federales, así como el sorteo de distritos legislativos estatales. La distribución de los escaños en el Congreso de los Estados Unidos se basa en las poblaciones generales de los estados, pero la orden ejecutiva de Trump ha planteado la posibilidad de que solo la población con ciudadanía pueda usarse para crear los mapas electorales.

    Varias organizaciones de derechos civiles impugnaron la orden ejecutiva de Trump en un tribunal federal en Maryland el mes pasado, alegando que la orden está "motivada por un esquema racialmente discriminatorio para reducir la representación política latina" brindando una ventaja a los votantes blancos a expensas de los votantes latinos.