Muertes de ninos

Hermano habría golpeado a niña de 7 años hasta la muerte por comerse sus bocadillos

La madre y el hermanastro de la pequeña Julissia, de 7 años, fueron acusados de asesinato con indiferencia depravada por la muerte de la menor en 2021. El hermano de la niña también fue acusado de abuso sexual.

Telemundo

NUEVA YORK - La madre y el hermanastro de una pequeña de 7 años de El Bronx que murió el año pasado en un hospital, luego de ser llevada con un trauma en la cara y el cuerpo, fueron arrestados el miércoles por cargos de asesinato en relación al escalofriante caso, según dieron a conocer las autoridades.

La menor Julissia Batties fue llevada al Hospital Lincoln el 10 de agosto de 2021, luego de que los policías que respondieron a una llamada al 911 en su apartamento de Alexander Avenue la encontraron inconsciente. La niña fue declarada muerta en una hora.

En ese momento, los médicos le dijeron a la policía que Batties tenía las pupilas dilatadas y un aparente trauma en la cara y el lado derecho del cuerpo. Su temperatura interna era de 96.6 grados y estaba fría al tacto, informó el médico.

Dos días después de la muerte de Batties, la Oficina del Médico Forense dictaminó que su caso era un homicidio y señaló que murió de un traumatismo abdominal contundente después de haber sido golpeada con algún objeto.

Los arrestos del miércoles son los primeros en el caso de Batties y se producen después de que se revelara una acusación del Gran Jurado la semana pasada. La niña habría cumplido 8 años en abril.

Ahora su madre, Navasia Jones, de 36 años, y su hermano, Paul Fine, de 18, enfrentan cargos de asesinato con indiferencia depravada, lo que significa que supuestamente actuaron sin tener en cuenta la vida de la niña, incluso si no tenían la intención explícita de matarla, además de actuar de manera perjudicial para un menor y homicidio involuntario. Fine también fue acusado de abuso y agresión sexual.

No se dio a conocer si los acusados tenían abogado.

La Fiscalía dijo en su reporte que la pequeña fue golpeada y abusada sexualmente.

“Una mujer y su hijo adolescente causaron la muerte de su inocente e indefensa hija de siete años, Julissia, en su casa de El Bronx. La niña fue golpeada y abusada sexualmente y se le negó atención médica. Este es un caso repugnante e inquietante de brutalidad e insensibilidad. Una investigación de 10 meses con la Policía de Nueva York condujo a las acusaciones de asesinato. La investigación reveló que Julissia fracasó a lo largo de su breve vida. Los signos de su tormento estaban allí, pero no se actuó en consecuencia. Enviamos nuestras condolencias al padre y la abuela de Julissia, quienes siguen devastados por la pérdida de esta hermosa niña”, dijo el fiscal de distrito del Bronx Darcel D. Clark.

El padre de la pequeña, Julius Battis, estuvo en el cuartel y expresó que tenía una mezcla de emociones, desde tranquilidad por las capturas hasta dolor por no tener a su hija. "Una montaña de emociones desde que falleció mi hija", agregó.

En la casa de Batties había antecedentes de abuso, dijo una fuente policial tras la muerte de la niña. Fine, que tenía 17 años en ese momento, les dijo a los investigadores que golpeó varias veces a su hermana porque pensó que ella le había quitado los bocadillos, dijo la fuente.

Horas más tarde, la niña comenzó a vomitar y se desmayó, lo que llevó a la madre a llamar al 911.

Sin embargo, la madre había dicho que su hija se cayó y se golpeó la cabeza contra un escritorio, informó The New York Times en ese momento. Ella dijo que la niña comenzó a vomitar horas después.

La fiscalía describe que en la menor hubo lesiones adicionales, moretones visibles, marcas y rasguños en el cuerpo de Julissia, incluso en ambas muñecas, la clavícula, la parte superior del muslo y la boca.

Además, según la investigación, Fine presuntamente abusó sexualmente de Julissia. La menor tenía lesiones que eran consistentes con agresión sexual. Esas heridas fueron infligidas después de que Julissia ya había comenzado a experimentar síntomas causados por las agresiones al abdomen.

Familiares y vecinos revelaron que la pequeña era blanco de presuntos abusos físicos de forma constante. La menor estaba al cuidado de su abuela, pero los funcionarios de la ciudad decidieron volver a otorgarle la custodia a la madre. 

La policía acudió seis veces durante los últimos tres años al apartamento de la familia en Mitchel Houses de NYCHA, en Alexander Avenue. Según reportes, en al menos una de esas ocasiones, la madre cubrió al adolescente.

En una de las agresiones, el adolescente le dijo a la policía que su madre le mintió a la Administración de Servicios para Niños cuando se presentaron en su casa y cuestionaron el ojo morado de la pequeña, según la policía. 

La madre supuestamente les dijo a los funcionarios de la agencia que un hermano menor golpeó accidentalmente a la niña con una pistola de juguete. 

La madre negó saber que su hijo atacó a su hermana menor, dijo la policía. 

Según la policía, la niña fue devuelta a su madre en junio después de haber sido puesta bajo la custodia de su abuela. Los detalles de por qué se llevó a la niña no se conocieron de inmediato.

La abuela de la niña, Yolanda Davis, dijo a los reporteros que los funcionarios de la ciudad se llevaron a cada uno de los siete hijos de la madre con problemas en algún momento.

Davis dijo que la niña temía a su madre, y exigió justicia por su asesinato. 

Los vecinos en el edificio dijeron que la madre tenía tres hijos.

Contáctanos