Inmigrantes hacinados: chofer de camión se declara culpable

El hecho ocurrió en julio pasado; decenas de personas fueron rescatadas del contenedor.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    James Bradley era el conductor del tráiler donde murieron diez inmigrantes hacinados. (Published martes 17 de octubre de 2017)

    El conductor de un camión que transportó decenas de inmigrantes en Texas, 10 de los cuales fallecieron, se declaró culpable el lunes de cargos relacionados con contrabando.

    James Matthew Bradley Jr., de 61 años, presentó su declaratoria ante una corte federal en San Antonio por un cargo de asociación delictuosa y otro de transportar inmigrantes con resultado letal. Podría ser condenado a cadena perpetua cuando le dicten sentencia el 22 de enero.

    El imputado, de Clearwater, Florida, corría el peligro de que lo condenaran a muerte si hubiera ido a juicio.

    De acuerdo con la policía, por lo menos 39 inmigrantes, la mayoría mexicanos, viajaban  a fines de julio pasado, hacinados bajo un clima caluroso dentro del remolque, el cual fue encontrado en julio la policía de San Antonio en el estacionamiento de un Walmart, aunque los expedientes judiciales muestran que los sobrevivientes afirmaron que entre 70 y 200 personas fueron transportadas en esa travesía.

    El sistema de refrigeración del remolque no funcionaba, y de acuerdo con los investigadores, los viajeros tuvieron dificultades para respirar a medida que la temperatura aumentaba.

    La temperatura ambiente en San Antonio superó los 38 grados Celsius (101° Fahrenheit) ese día.

    Otro acusado, Pedro Silva Segura, de 47 años, todavía enfrenta dos cargos de asociación delictuosa, incluido uno para transportar y alojar inmigrantes que están en el país sin autorización con fines de lucro y resultante en muerte.

    También se le imputaron dos cargos de transportar inmigrantes no autorizados con resultado en lesiones graves y de poner vidas en peligro. Silva continúa detenido en Laredo sin derecho a fianza a la espera de ser enviado a San Antonio. No está fijada la fecha de su juicio.

    “La admisión de culpabilidad del señor Bradley contribuye a cerrar la puerta a uno de los asociados responsables de la trágica pérdida de vidas y de los estragos que afectaron a quienes sobrevivieron a este horrible incidente”, declaró Shane Folden, agente especial a cargo de la Unidad de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional en San Antonio.