Trump y Roy Moore bajo la lupa de una líder satanista

La directora del Templo Satánico habló sobre el presidente y el candidato a senador.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Pelea campal en un H-E-B se vuelve viral
    Cortesía de Jex Blackmore/Laura McDemmott
    Jex Blackmore, directora del Templo Satánico de Detroit.

    La presidencia de Donald Trump ha sacudido el espectro sociopolítico y cultural de Estados Unidos a tal punto que hasta ha causado divisiones en el sector religioso. Cristianos, musulmanes y judíos, entre otros, se han visto afectados de una manera u otra por nuevas regulaciones y los polémicos mensajes que emana el mandatario a través de sus tuits.

    Existe otro sector que, si bien no acapara la misma atención masiva de los medios de manera contínua como los mencionados, genera repercusiones cuando se moviliza. Se trata de los satanistas, aquellos que a través de Satán siguen la búsqueda del conocimiento y del ser por medio del raciocinio, ''desprovista de supernaturalismo y supersticiones basadas en tradiciones arcaicas''.

    Telemundo Local habló con la directora del Templo Satánico de Detroit, Jex Blackmore, una conocida líder del movimiento satanista en Estados Unidos, quien se refirió al impacto que hasta el momento ha tenido la presidencia de Trump en los seguidores de Satán.

    ''Hemos estado hablando de este tema aún antes de las elecciones. Existe una peligrosa corriente burocrática que a través de este hombre, amenaza nuestras libertades'', dijo Blackmore en la entrevista telefónica, desde Portugal, mientras participaba de una conferencia.

    ''Como satanistas, mantenemos fundamentos básicos y centrales como el razonamiento crítico y el pensamiento racional que conforman nuestra visión del mundo y ciertamente, Donald Trump nos desafía a diario en estas áreas''.

    No obstante, para Blackmore, no todas son malas noticias. ''Lo bueno de esto es que hemos visto crecer a nuestra membresía y en grandes números porque la gente quiere involucrarse y participar ya que sienten una opresión que antes no la sentían. Así que esto es algo positivo''.

    Los satanistas no adoran al Diablo, tal como se explica en los fundamentos que los guían. Para los satanistas, Satán representa al ''eterno rebelde'' que se opone a la autoridad arbitraria. Y sirve de motor para para ''el hereje que cuestiona las leyes sagradas y rechaza todas las imposiciones tiranas'', según explica Blackmore en su página web.

    Consultada sobre Roy Moore, el polémico candidato republicano al senado que enfrenta acusaciones públicas sobre supuestos abusos contra mujeres y que fue echado dos veces de la Corte Suprema de Alabama por, entre otras cosas, no remover un monumento de los Diez Mandamientos del edificio judicial que él mismo había construído, tal como lo estipuló la justicia, respondió: ''Yo sabía que iba a regresar porque es ésa clase de persona'', dijo Blackmore con una carcajada.

    ''Hemos estado siguiendo a Roy Moore por bastante tiempo. Él ha sido escarmentado por la ley e instituciones legales ya que no obedeció la ley, como el caso del monumento de los Diez Mandamientos''.

    ''Pero nosotros tenemos el monumento de Baphomet -continuó- que está listo para ser colocado en todos los lugares donde se encuentren los Diez Mandamientos. Y seguimos con detenimiento su campaña porque creemos profundamente que las cosas que ha dicho en la campaña, en sus discursos, son extremadamente divisivas, dañinas y francamente, antiamericanas''.

    Blackmore, de 33 años, es la directora del Templo Satánico de Detroit, la entidad que generó tremenda polémica hace poco más de dos años con el descubrimiento de una estatua de Satanás, o Baphomet.

    Se estima que existen unas 100,000 personas en todo el mundo que son consideradas satanistas. En Estados Unidos funciona un pequeño grupo de organizaciones que los nuclean, una de ellas, el Templo Satánico de Detroit.

    Fue precisamente este Templo el que generó una tremenda polémica hace dos años cuando en una ceremonia por invitación, fue descubierta una estatua de Baphomet, el ídolo de la Orden Los Caballeros Templarios que funcionó hasta 1312.

    Es esta estatua que el Templo Satánico de Detroit llevó a la legislatura de Oklahoma, para ser colocada al lado de el monumento a los Diez Mandamientos.

    'Nosotros tratamos de promover los derechos de grupos como el nuestro, marginales, especialmente cuando existe legislación basada en la moral, impuesta por el gobierno. Se supone que no debemos tener un gobierno que favorece una religión en particular o creencia moral por sobre otra. En temas como el aborto, nosotros creemos que todos deben tener el derecho a tomar una decisión respecto de tener un bebé o no tenerlo. Nosotros no creemos en los principios bíblicos o morales de ciertos legisladores que afectan las decisiones de las mujeres, simplemente porque nosotros no creemos en esos principio', había dicho Blackmore en una entrevista a Telemundo Local a mediados del 2015.

    Blackmore está al frente del Templo Satánico desde hace poco más de tres años. La página de Facebook del Templo tiene más de 13,000 seguidores, más del doble que hace dos años, aunque el Templo en sí cuenta con menos miembros.

    Para Blackmore, la gente no debe ser juzgada en las cortes mientras están paradas frente a escudos o leyendas que dicen ‘No tendrás otro Dios que no sea Yo’. A su juicio, es un problema ya que ''vivimos en una sociedad pluralista y nuestro gobierno no debería estar imponiendo el código bíblico'', como le dijo a Telemundo Local.