Coronavirus en EEUU

Coronavirus en EEUU: continúan los repuntes de contagios alrededor del país

Brett Giror, zar de las pruebas de COVID-19 en el país, dijo que se deben adoptar cambios simples como el uso de mascarillas en espacios públicos.

Telemundo

A nivel nacional, los casos positivos de COVID-19 llegaron este martes a 3,429,780 mientras las muertes a causa de la enfermedad se acercan a las 137,051, de acuerdo con el conteo independiente de NBC News. El total de fallecimientos diarios en el país se ha situado en los últimos días entre 800 y 1,000.

Estados Unidos cerró el domingo una semana con preocupantes cifras de contagio de coronavirus con más de 50,000 en el último día y en el que Florida rompió la marca nacional con 15,300 casos positivos.

La atención se centra ahora en Florida, que superó con creces los 12,000 contagiados diarios que registró Nueva York en el peor día del brote de la pandemia en abril.

En Arizona y Texas, dos de los estados con brotes de contagio en las últimas semanas, el total de personas infectadas superó los 122,000 y 258,000, respectivamente.

El secretario asistente de salud, el almirante Brett Giroir, dijo este domingo que el país no necesita otro cierre a gran escala para controlar la propagación de la pandemia sino adoptar simples cambios como el uso de tapabocas.

Giror, considerado el zar de pruebas de COVID-19 del gobierno de Trump, dijo en una entrevista con NBC News que si todos hacen "lo que sabemos que realmente funciona lograremos los mismos resultados" que ordenando cierres drásticos. s

“Claro, si cerramos todo de nuevo, eso lo haría, pero no necesitamos hacerlo. Así que hagamos lo que sabemos que realmente funciona. Evite los bares, porque realmente allí se propaga el virus, mantener la capacidad de los restaurantes en un 50%, la higiene de las manos y, por favor, use una máscara en público, eso es muy, muy, muy importante", dijo Giror.

Más de 200 científicos han pedido en una carta abierta que se reconozca "el potencial de transmisión aérea" de la covid-19 y que se adopten medidas preventivas para mitigar esta vía de transmisión del coronavirus.

En estados como Louisiana se ordenó el sábado el uso obligatorio de mascarillas a todas las personas mayores de 8 años en el estado, y el cierre nuevamente de bares tras registrarse al menos 36 brotes diferentes asociados a estos establecimientos.

Los científicos habían advertido que esta situación no duraría. La muerte de coronavirus, cuando sucede, suele producirse varias semanas después de los contagios. Los expertos pronosticaron que al aumentar los casos y las hospitalizaciones, lo mismo sucedería en algún momento con los decesos. El pronóstico se está cumpliendo.

“Está aumentando de manera consecuente. Y está aumentando cuando se había previsto”, dijo William Hanage, investigador de enfermedades infecciosas en la Universidad de Harvard.

De acuerdo con un análisis de Associated Press de los datos de la Universidad Johns Hopkins, el promedio móvil semanal de muertes diarias reportadas en Estados Unidos ha aumentado de 578 hace dos semanas a 664 el 10 de julio, aún muy por debajo de los picos de abril. Las muertes diarias reportadas aumentaron en 27 estados en ese lapso, pero en la mayoría de esos estados el promedio es inferior a las 15 muertes por día. Un grupo más pequeño de estados es el que impulsa el aumento nacional de muertes.

Científicos ingleses analizaron a 43 pacientes diagnosticados con coronavirus.

California reporta en promedio 91 muertes diarias, seguida por Texas con 66 y aumentos significativos en Florida, Arizona, Illinois, Nueva Jersey y Carolina del Sur. Se cree que el aumento en Nueva Jersey se debe en parte a que sus reportes de muertes probables son menos frecuentes.

El impacto ya lo sienten las familias que perdieron seres queridos y también los trabajadores de la salud que trataron de salvarlos.

Rublas Ruiz, un enfermero de cuidados intensivos en Miami, estalló en llanto durante una cena de cumpleaños reciente con su esposa y su hija. Dijo que estaba abrumado por la cantidad de enfermos que han muerto en su unidad.

Mira cuáles de estas actividades podrían representar mayor o menor riesgo, ahora que repuntan los casos de COVID-19.

“Conté 10 en menos de cuatro días en nuestra UCI y dejé de contar porque eran tantos”, dijo el enfermero del Centro Médico Regional Kendall.

Los investigadores prevén que las cifras de muertes seguirán aumentando durante varias semanas, aunque no de manera tan dramática como en marzo y abril, por varias razones.

Primero, el testeo era sumamente limitado a inicios de la pandemia y ahora resulta claro que las infecciones no reconocidas se propagaban en el transporte público, las residencias para ancianos y otros lugares antes de que se supiera qué sucedía. Ahora ha aumentado el testeo y se comprende mejor la magnitud de los focos.

Temía que su esposo que sufre de Alzheimer no la reconociera tras 114 días separados.

Segundo, mucha gente ha modificado su conducta, y el uso de la mascarilla se ha vuelto mucho más común en algunos lugares. Y aunque aún no hay vacuna, mejora el tratamiento de los enfermos en los hospitales.

Otro factor, trágico, es que los virus nuevos fatales suelen atacar en primer término a poblaciones vulnerables como los ancianos o las personas debilitadas por otros trastornos.

Eso significa, al menos en el noreste, que “muchas de las personas vulnerables ya han muerto”, dijo Perry Halkitis, decano de la facultad de salud pública de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey.

El Dr. Anthony Fauci, que lidera los esfuerzos federales contra el virus, aseguró que “fuimos del cierre completo a la reapertura sin tener en cuenta las recomendaciones, y esa no es la manera de hacerlo”.

Fauci recalcó además que el coronavirus está enfermando y matando a latinos y afroamericanos de manera desproporcionada.

Pero el presidente Donald Trump está optimista y dijo el viernes que todo va a estar bien, y que en Estados Unidos se están haciendo más pruebas que en cualquier otro país.

Mientras, la Organización Mundial de la Salud (OMS) amplió sus recomendaciones e incluyó que, en algunas circunstancias, la enfermedad se puede transmitir por pequeñas gotas del virus que quedan en el aire.

Los estados que más muertes por COVID-19 han registrado hasta la fecha son Nueva York (33,158), Nueva Jersey (15,524), Massachusetts (8,325), Illinois (7,388), Pensilvania (6,945), California (7,031), Michigan (6,314), Connecticut (4,348), Florida (4,435) y Louisiana (3,416), según cifras de NBC News.

Contáctanos