Texas

Sentencian a tres años de prisión a mujer de Texas por amenazar a jueza en caso contra Trump

Tiffani Shea Gish, de Houston, fue sentenciada a 37 meses en una prisión federal seguidos por tres años de libertad supervisada, dijo el Departamento de Justicia en un comunicado de prensa.

Una mujer de Texas acusada de amenazar de muerte al juez que preside el caso de los documentos clasificados del expresidente Donald Trump fue sentenciada el viernes a tres años de prisión.

Tiffani Shea Gish, de Houston, fue sentenciada a 37 meses en una prisión federal seguidos por tres años de libertad supervisada, dijo el Departamento de Justicia en un comunicado de prensa.

"La condena de Tiffani Gish por sus amenazas de asesinar a un juez federal transmite el firme mensaje de que no toleramos a quienes -a menudo ocultos tras un teclado o una línea telefónica lejanos- tratan de socavar nuestras instituciones democráticas amenazando la seguridad de las personas que contribuyen a que esas mismas instituciones prosperen", declaró en un comunicado el fiscal federal Alamdar S. Hamdani.

Un abogado de oficio de Gish no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios el viernes por la noche.

Gish se declaró culpable en noviembre de un cargo de uso de comunicaciones interestatales con una amenaza de secuestro o lesiones, después de llegar a un acuerdo con los fiscales, según documentos judiciales.

Esa declaración de culpabilidad se produjo más de un año después de la detención de Gish en Houston en relación con los mensajes de voz amenazantes dejados para la jueza de distrito de Estados Unidos Aileen Cannon, la persona designada por Trump que está supervisando el caso contra el manejo de material clasificado por parte del ex presidente después de dejar el cargo.

Según documentos judiciales, Gish había admitido a los alguaciles federales que dejó mensajes para Cannon, advirtiendo a la jueza que estaba "marcada para ser asesinada" y que planeaba dispararle frente a su familia.

La sentencia del viernes llega cuando otros jueces en casos relacionados con Trump se han convertido en objetivos.

Una mujer de Texas fue acusada el año pasado en relación con amenazas a la jueza federal de distrito Tanya Chutkan, que supervisa el caso de interferencia electoral federal de Trump. Chutkan pospuso recientemente el juicio, que estaba previsto que comenzara el próximo mes, ya que Trump apela las sentencias que dicen que no es inmune a la acusación.

El caso de los documentos clasificados que Cannon está supervisando está programado para ir a juicio en mayo.

Trump está acusado de retener deliberadamente información de defensa nacional en relación con documentos clasificados que fueron descubiertos en su propiedad de Mar-a-Lago más de un año después de dejar el cargo, y de conspirar con dos coacusados para borrar vídeos de seguridad de la propiedad.

Trump y sus coacusados Walt Nauta, uno de sus principales ayudantes, y Carlos De Oliveira, supervisor de mantenimiento en Mar-a-Lago, han negado cualquier delito y se han declarado inocentes de todos los cargos.

En un escrito presentado el jueves, el equipo del abogado especial Jack Smith pidió a Cannon que reconsiderara una orden para entregar documentos no redactados que, según el equipo de Smith, identifican a más de dos docenas de testigos y amenazan su seguridad y su testimonio. Los fiscales señalaron en una presentación separada esta semana que las amenazas en las redes sociales recibidas por un testigo potencial en el caso son objeto de una investigación federal.

Para leer la nota original en inglés a través de NBC News, haz clic aquí.

Contáctanos