Inmigración

Inmigración

Triángulo Norte: EEUU y México deportan a 12 mil en enero

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Sus derechos en caso de que lo detenga un policia
    EFE
    Las duras condiciones de vida de los países del Triángulo Norte, donde las pandillas y el narcotráfico dominan amplios territorios y promueven la corrupción, y las oportunidades de estudio y trabajo son cada vez más precarias, empujan a miles de sus habitantes a huir hacia el norte de América.

    PANAMÁ - Los nacionales de Guatemala, Honduras y El Salvador deportados por Estados Unidos y México en enero pasado sumaron 12,730 según datos oficiales de esos país que conforman el Triángulo Norte centroamericano, una zona azotada por la violencia y la pobreza que vive desde hace varios meses el fenómeno de las caravanas migrantes que se dirigen al norte del continente.

    El Instituto Guatemalteco de Migración reportó este viernes que en el primer mes del año Estados Unidos retornó a 4,076 guatemaltecos, un 7.6% más que en el mismo mes de 2017, mientras que México a 2,092 (-30.7%), para un total de 6,168.

    Más de 3 millones de guatemaltecos, la mayoría en condición irregular, viven en Estados Unidos, que es la principal fuente de las remesas que llegan a Guatemala y que en el 2018 sumaron la cifra récord de 9,287 millones de dólares, un 13.3% más que el año anterior, según el Banco de Guatemala (central) y cerca del 10% del producto interno bruto (PIB).

    El Observatorio Consular y Migratorio de Honduras (Conmigho) registró un total de 4,586 hondureños deportados en enero pasado por Estados Unidos (2,312) y México (2,274), un 8.3% más que en el mismo mes del 2017. A esa cifra se suman otros 24 retornados de países centroamericanos.

    Conmigho registró, además de los deportados, el "retorno voluntario" desde Guatemala y México de 7,270 hondureños que salieron a mediados de octubre de 2018 en caravana desde el norte de Honduras con la idea de llegar a Estados Unidos.

    El Banco Central de Honduras informó de que el país recibió en el 2018 un total de 4,448.8 millones de dólares en remesas, un 9.6% más que en el año anterior, y que el 80% de ellas provino de Estados Unidos, donde viven poco más de un millón de hondureños, tanto de manera legal como ilegal.

    Las remesas representan alrededor del 18% del PIB de Honduras y son la principal fuente de divisas del país por encima de las exportaciones del café, los productos de la maquila, el camarón y otros.

    La Dirección General de Migración y Extranjería de El Salvador (DGME) informó por su parte que en enero pasado fueron deportados por Estados Unidos 1,472 salvadoreños, un 20.8% más que en el mismo mes de 2018, mientras que México retornó a 504 (-23%).

    En Estados Unidos viven unos 2.8 millones de salvadoreños quienes son la principal fuente de las remesas que llegan al país y que en el 2018 sumaron 5,468.7 millones de dólares, un 8.4% más que en el 2017, de acuerdo con los datos oficiales.

    Las duras condiciones de vida de los países del Triángulo Norte, donde las pandillas y el narcotráfico dominan amplios territorios y promueven la corrupción, y las oportunidades de estudio y trabajo son cada vez más precarias, empujan a miles de sus habitantes a huir hacia el norte de América.

    Las caravanas son la más reciente modalidad del fenómeno de la migración centroamericana y están impactando en las relaciones del Triángulo Norte, México y Estados Unidos, en momentos en que la Casa Blanca alberga a Donald Trump, un gran detractor de la inmigración y cuya principal promesa de campaña fue la construcción de un gran muro en su frontera sur.