Texas, el estado más comprometido con el programa 287g