Plagas

Invasión de mosquitos en un vecindario en Waxahachie

''Esto es horrible... No puedes comer. No puedes dormir'', denuncia un residente.

Telemundo

TEXAS - Un vecindario está luchando contra una desagradable molestia: una invasión de mosquitos que se han ''apoderado'' de patios y casas en la zona de Katy Lake en la ciudad de Waxahachie, al sur de Dallas.

Es tan caótica la situación que Tom Hoffman, un residente de este vecindario, dijo que es difícil comer o beber sin tragarse uno.

Desde su garaje hasta las habitaciones y los baños, las cintas con pegamento cuelgan como serpentinas alrededor de su casa y están cubiertas de mosquitos. Matamoscas y trampas cubren sus mesas y mostradores.

“Tengo un matamoscas electrónico y uso esto. Trabajo desde casa, mientras estoy en conferencias telefónicas y constantemente me balanceo tratando de mantenerlos alejados”, explicó Hoffman.

Dijo que ha gastado cientos de dólares tratando de controlar el problema. Aún así, dijo que disfrutar de su piscina es imposible y que cocinar también está fuera de discusión.

“Tome su peor día de campamento, con insectos y moscas, multiplíquelo por 100 y eso es lo que estamos viviendo en nuestras casas. No afuera, en nuestras casas”, dijo Hoffman.

La supuesta fuente de los enjambres, según la ciudad de Waxahachie, se encuentra en una propiedad privada cercana, específicamente una empresa de reciclaje de plástico que se mudó recientemente.

Un representante de la propiedad le dijo a NBC 5 que la empresa de reciclaje de plástico comenzó a alquilar un almacén hace un par de meses. El representante dijo que a la empresa se le ha dado 30 días para solucionar el problema, y ​​que la ciudad podría obligarlos a desalojar si no lo hacen.

El representante le dijo a NBC 5 que la compañía planea tratar el problema cada semana hasta que puedan sacar el producto del edificio.

NBC 5 contactó a la compañía por correo electrónico y no han respondido. Incluso nadie abrió la puerta cuando un reportero acudió al lugar.

La cámara de NBC5 detectó mosquitos que salían volando de agujeros en el almacén. La ciudad dijo que la compañía trató el problema el sábado y ha implementado un plan de tratamiento.

Para Hoffman, el alivio no puede llegar lo suficientemente pronto. “Esto es horrible. No podemos seguir viviendo de esta manera. Mi esposa fue operada. Ha tenido tres yesos. Cada yeso que le quitaron, ella tenía mosquitos dentro de su yeso”, dijo Hoffman.

A través de una de sus divertidas publicaciones en redes sociales, dijeron que los fines de semana también trabajan como departamento de control animal.
Contáctanos