GOBIERNO DE JOE BIDEN

Biden resalta que su plan de gasto social traerá ahorros en insulina y otras medicinas

El proyecto de ley ya fue aprobada por la Cámara de Representantes y está pendiente en el Senado, donde podría llegar la semana que viene.

Telemundo

EEUU es uno de los países desarrollados con los precios más altos en medicinas.

WASHINGTON - El presidente Joe Biden prometió el lunes que su legislación sobre la agenda social generaría ahorros tangibles en medicamentos recetados para todos los estadounidenses. Un alivio que los consumidores han pedido a gritos ahora está a la vista, según afirmó.

Pero primero el proyecto de ley tiene que ser aprobado por el Congreso, donde aún quedan muchos obstáculos en su camino.

Biden trató de cambiar el enfoque hacia las provisiones en el bolsillo que se pasaron por alto en las maquinaciones políticas sobre su legislación de $2 billones, que trata temas desde el clima hasta la vida familiar e impuestos. Incluso antes de las preocupaciones sobre el aumento de la inflación, las encuestas mostraron constantemente el apoyo de los estadounidenses en todo el espectro político a la acción del gobierno para reducir los costos de los medicamentos.

"Es seguro decir que todos podemos estar de acuerdo en que los medicamentos recetados son escandalosamente caros en este país", dijo Biden en la Casa Blanca.

“Me comprometo a utilizar todas las herramientas que tengo para reducir los costos de los medicamentos recetados para los estadounidenses de acuerdo con que las compañías farmacéuticas obtengan un retorno justo de su inversión”, agregó.

¿QUÉ CAMBIARÍAN CON EL PLAN DE LA AGENDA SOCIAL?

El mayor cambio de política -un sistema para que Medicare negocie los precios de los medicamentos recetados- no comenzará a generar costos más bajos hasta 2025, y luego solo para un conjunto seleccionado de 10 medicamentos, así como productos de insulina. El número de medicamentos sujetos a negociaciones aumentaría con el tiempo, llegaría a 100 en seis años y seguiría creciendo a razón de 20 por año.

Otras disposiciones entrarían en vigor antes.

  • Los copagos por insulina se limitarían a $35 por mes, a partir de 2023. Biden calificó el alto costo de la insulina como "uno de los ejemplos más atroces" de medicamentos caros. Fue presentado en la Casa Blanca por una mujer joven, Iesha Meza, que no podía pagar la insulina para su diabetes tipo 1 y fue hospitalizada en coma.
  • Se requeriría que los fabricantes de medicamentos paguen reembolsos a Medicare si aumentan los precios más rápido que la inflación, a partir de ese mismo año. Esa disposición también beneficiaría a las personas con seguro privado.
  • Los beneficiarios de Medicare con altos costos de medicamentos finalmente obtendrían un límite en su exposición financiera anual, $2,000 a partir de 2024.
  • Las vacunas contra el herpes zóster y otras vacunas cubiertas por el beneficio de farmacia de la "Parte D" de Medicare serían gratuitas para los consumidores a partir de 2024.

La legislación social ya fue aprobada en la Cámara y está pendiente en el Senado, donde podría llegar la semana que viene.

El proyecto de ley también permitiría al gobierno emitir permisos de trabajo a millones de inmigrantes que les permitirían quedarse en EEUU temporalmente.

LOS DESAFÍOS QUE ENFRENTA BIDEN CON EL PLAN

Algunas de las disposiciones clave sobre medicamentos recetados enfrentan desafíos parlamentarios bajo las reglas del Senado. La poderosa industria farmacéutica está maniobrando para eliminar tanto como sea posible. Las compañías farmacéuticas se oponen a todo el proyecto de ley, argumentando que los límites a su capacidad para fijar precios sofocarían la inversión que impulsa la innovación.

En una declaración posterior al discurso de Biden, Stephen J. Ubl, jefe del lobby de la industria Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, dijo que "un proyecto de ley perjudicial bloqueado a través de un proceso partidista no proporcionará a los pacientes que luchan por pagar sus medicamentos un alivio significativo".

Pero una revisión reciente de la legislación de la Kaiser Family Foundation no partidista encontró que las negociaciones de Medicare "presionarían a la baja" las primas y los costos de bolsillo para las personas mayores, y otras disposiciones de la legislación también reducirían los costos de bolsillo para los que están asegurados de forma privada.

Con el paquete valorado en $1.75 billones, el presidente espera conseguir el apoyo de las alas moderada y progresista del Partido Demócrata.

Además, incluso si Biden y sus compañeros demócratas tienen éxito en su último impulso para aprobar la legislación, les espera una gran dificultad política: los dividendos de sus disposiciones sobre medicamentos recetados no aparecerán de inmediato, mientras que el dolor del aumento de los costos es real y está presente. Los demócratas tendrán que apuntar a los ahorros prometidos, no los reales, en las elecciones de mitad de período del próximo año.

Las disposiciones básicas del proyecto de ley Biden se basan en una legislación anterior que fue apoyada por el entonces presidente Donald Trump pero que no logró avanzar. Entre ellos se incluyen el límite de los gastos de bolsillo para las personas mayores y las sanciones a las compañías farmacéuticas que aumentan los precios más rápido que la inflación.

Los copagos mensuales de $ 35 también se introdujeron bajo el gobierno de Trump a través de una regulación, y ahora están disponibles en un número limitado, aunque creciente, de planes de recetas de Medicare. Biden ampliaría enormemente el acceso y los beneficios.