Celebró el embarazo de su esposa, pero un día de trabajo en Dallas le arrebató la vida