Disminuyen muertes por abuso de menores en Texas

En el 2017 sólo se registraron un 23% menos muertes en comparación con el 2016.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ¡Cuidado! Peligro en el arco mexicano
    La muerte de Sherin Mathews fue uno de los casos más impactantes en Texas en los últimos meses.

    Autoridades en Texas informaron que la cifra de muertes de menores de edad por negligencia o abuso en 2017, disminuyó un 23 por ciento en relación con el 2016.

    Poco más de 170 niños murieron en este estado, una cifra a las de los últimos ocho años en los que han fallecido entre 151 y 227 menores de edad, según publicó el sitio Austin American-Statesman.

    De acuerdo con el Departamento de Familia y Servicios de Protección de Texas (CPS por sus siglas en inglés) las muertes de niños maltratados ha ido a la baja tras la decisión de realizar reformas importantes en los procedimientos y atención de casis en esa depencia estatal.

    El alto índice de muertes de menores, la rotación de trabajadores y problemas relacionados con casos de menores maltratados de manera precisa y oportuna eran un complicación que debían de arreglar de manera inmediata.

    Arrestan a sospechoso tras asesinato de niño en Dallas

    Arrestan a sospechoso tras asesinato de niño en Dallas

    Darwin de 4 años presentaba heridas en sus partes íntimas y golpes en su cuerpo. El padrastro fue arrestado y otros cuatro menores ya están bajo el cuidado de CPS. Abuela denuncia que ni la madre ni las autoridades hicieron algo por evitarlo.

    (Publicado miércoles 19 de julio de 2017)

    Pero el grupo de defensa de los niños TexProtects reconoce que las reformas probablemente contribuyeron a la disminución de muertes, pero se necesita hacer más para prevenirlas, porque 170 decesos siguen siendo demasiados.

    Y es que desde octubre del 2016, el Gobernador de Texas, Greg Abbott criticó severamente al CPS por tener 1,000 casos de menores en alto riesgo de abusos físico o sexual, que no se resolvían.

    A inicios de ese mismo año, 113 mil casos estaban reportados, pero el CPS no los investigaba. Además, 2,100 investigadores renunciaron o fueron rotados de sus posiciones.

    Por ello, el gobernador texano nombró a un veterano oficial de los Texas Rangers para que realizara cambios inmediatos y consiguiera más dinero del Congreso ya que esta dependencia enfrentaba un déficit de 40 millones de dólares.