Juez texano aplica descargas eléctricas a un detenido

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Juez texano aplica descargas eléctricas a un detenido

    Un Juez del Condado Tarrant ha recibido críticas en redes sociales luego de que se diera a conocer que durante un juicio aplicó descargas eléctricas a un detenido acusado de solicitar relaciones sexuales con una adolescente de 15 años de edad.

    Según el sitio Texas Lawyer el Juez George Gallagher ordenó que se le aplicara descargas eléctricas a través de una banda colocada en la cintura y que se usa en caso de que los detenidos se tornen violentos y sean sometidos de esta manera.

    Pero para Terry Lee Morris, la experiencia fue ''terrorífica'' cita el sitio web, ya que el dispositivo fue utilizado como castigo por negarse a responder adecuadamente las preguntas del juez durante su juicio en la ciudad de Fort Worth, Texas en el 2016.

    El juez Gallagher le preguntó a Morris si se declaraba culpable o inocente, pero el detenido respondió que deseaba defenderse. Entonces le dijo que respondiera y que siguiera sus reglas, porque de lo contrario lo podría expulsar de la sala o aplicarle las descargas elécricas.

    Chicas web ¿prostitución o profesión?

    [TLMD - Dallas] Chicas web ¿prostitución o profesión?

    En Colombia ya abrieron una universidad que enseña esta profesión que está cobrando mucha fuerza en internet.

    (Publicado viernes 9 de marzo de 2018)

    Al reiniciar el custionamiento, el juez le dijo que si iba a seguir las reglas y Morris respondió argumentado en su defensa. Gallagher le dijo que se callara y nuevamente Morris dijo que tiene una demanda contra él y tajantmente el juez ordenó a un alguacil que aplicara la descarga eléctrica.

    El abogado defensor, Bill Ray, dijo que no se metió porque Morris estaba alterado y crerando alborot y creyó que las descargas no eran reales, aún cuando recibió otras dos descargas de unos 50 mil voltios.

    Terry Lee Morris no volvió a la sala por miedo y fue condenado.

    Ahora, la Octava Corte de Apelaciones en El Paso, Texas anuló la condena argumentando que los derechos constitucionales del acusado fueron violados.