Venganza amorosa termina con pena de muerte en Dallas