Instrumentos para predecir las condiciones del tiempo: ¿Cómo han evolucionado?

Normalmente escuchamos sobre las condiciones del tiempo, pero más allá de eso existen herramientas que se utilizan para realizar las predicciones. Es por eso que la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés) publicó un resumen de como han evolucionado dichos instrumentos, los cuales aquí te contamos cómo han cambiado a lo largo de los años.

El Servicio Nacional de Meteorología de los Estados Unidos está de celebración. La agencia encargada de monitorear las condiciones del tiempo, las 24 horas y los 365 días, cumple 150 años desde su fundación. Desde entonces, mucho ha cambiado en las herramientas y recursos utilizados para la realización de un pronóstico durante las pasadas 15 décadas. Aquí repasaremos algunos de estos avances tecnológicos.

En 1906 se comenzaron a realizar pruebas con globos meteorológicos que llevaban instrumentación para medir diversos parámetros atmosféricos a distintas alturas. En el año 1909, fue cuando el Buró del Tiempo, ahora conocido como el Servicio Nacional de Meteorología, oficialmente comenzó a utilizar estos datos como parte de su proceso de pronóstico. Actualmente, estos globos se lanzan dos veces al día en 92 localidades alrededor de los Estados Unidos. Los datos recolectados son utilizados para analizar parámetros de tiempo severo, condiciones invernales y para los modelos meteorológicos. Algunos de los datos obtenidos por estos globos son temperatura del aire y del punto de rocío, velocidad y dirección del viento y presión atmosférica.

Los aviones se utilizaron por primera vez en el año 1925 para obtener datos científicos en los Estados Unidos. Hoy en día, la Agencia Nacional de Océanos y Atmósferas cuenta con una flota de aviones cazahuracanes que tienen un rol muy importante a la hora de investigar y para pronosticar los ciclones tropicales.

Una de las herramientas para predecir el tiempo con más prontitud es el avión caza huracanes. Nuestro meteorólogo Alexis Orengo, nos explica aquí cómo funciona.

Las computadoras por su parte también han evolucionado y la predicción numérica, es decir los modelos meteorológicos, también han mejorado sus proyecciones, ya que las computadoras ahora tienen mayor capacidad para procesar más datos. Algunos de los datos que se reciben son las de estaciones meteorológicas automáticas, que recolectan información sobre la temperatura del aire, precipitación, condiciones del cielo entre otras. Estas estaciones también han evolucionado, ya que antes las observaciones eran manuales, es decir una persona tenía que registrar cada dato.

Los radares, que originalmente eran aeronáuticos, fueron adaptados para obtener información meteorológica. El Servicio Nacional de Meteorología cuenta con una red de radares, 155 Doppler, alrededor de los Estados Unidos. Algunas compañías privadas, también cuentan con radares que ayudan obtener más información sobre las condiciones del tiempo. Telemundo 39 y NBC 5 cuentan con un radar propio llamado Tele-S, el cual nos permite vigilar muy de cerca las tormentas que afectan nuestra región.

Los radios de información meteorológica, conocido como Radio NOAA, fueron recomendados luego de un evento de múltiples tornados que ocurrieron el Domingo de Ramos, en el año 1965, como un método de comunicación masiva en caso de emergencias. Actualmente, son más de 1,000 transmisores que ayudan a difundir alertas del tiempo.

Los satélites también han evolucionado durante los años pasados. El primer satélite del tiempo fue lanzado el 1 de abril de 1960 y solo operó por 78 días. Este satélite, TIROS-1, envió unas 19,389 imágenes de nuestro planeta Tierra. En la actualidad, la NOAA cuenta con una flota de satélites de alta resolución que nos ayuda a ver en detalle los cambios de nuestra atmósfera.

Sin duda estos 150 años de investigación científica han motivado a muchos a mejorar los instrumentos y herramientas con las que contamos los meteorólogos, lo que se ha reflejado en mejores pronósticos para que todos podamos planificar nuestras actividades.

Contáctanos