AMLO justifica acciones contra migrantes: deben respetar las leyes

La tensión continúa en la frontera entre México y Guatemala, donde se reforzó la vigilancia.

Telemundo

MÉXICO - Elementos de la Guardia Nacional permanecen atentos en la linea fronteriza entre México y Guatemala.

Del otro lado del río Suchiate un numeroso grupo de migrantes hondureños, a los que se ha sumado una nueva caravana de salvadoreños, montaron un campamento para esperar el momento ideal para cruzar a México como se han propuesto.

"Nos vamos a aventar por el río y a la mano de Dios a ver quée nos toca más adelante", dice una madre migrante.

Ante ello, el gobierno mexicano reiteró que no permitirá la entrada de extranjeros de manera ilegal, por lo que los uniformados seguirán conteniendo cualquier intento.

"Se procura que se aplique la ley sin violar los derechos humanos", asegura el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las autoridades mexicanas cerraron el sábado un paso fronterizo en el sur del país luego que miles de centroamericanos trataron de cruzar un puente sobre el río Suchiate, en la zona limítrofe con Guatemala.

A través de la Cancillería méxicana, las autoridades hicieron un balance de lo ocurrido desde el arribo de la caravana llamada 2020. Aseguraron que el sábado ingresaron alrededor de 2,400 centroamericanos, de los cuales casi 1,000 han pedido su repatriación y el resto están analizando las opciones que les ofrecen para quedarse aquí.

Este martes, el Instituto Nacional de Migración inició el retorno asistido de 110 personas originaras de Honduras y adelantó que este será el primero de varios vuelos que se tienen planeados con el mismo objetivo.

Sobre todo después de haber interceptado a poco más de 400 personas que el lunes ingresaron a México a la fuerza y ahora están en las estaciones migratorias.

México ofrece empleos a migrantes de caravana.

"Habrá una acción sensata, razonable, pero firme", subrayó el canciller Marcelo Ebrard.

En medio del caos, un niño y una niña fueron reportados como desaparecidos.

"Mi hija se la llevaron, se la llevó un muchacho, y me dijo que si quería que me ayudara a cargarla un rato, venía en el grupo", dice la madre de la niña.

La policía ya busca a los menores, pero también a casi 60 migrantes que lograron escapar de los operativos internándose en la selva.

Contáctanos