Ayotzinapa: Policías usaron armamento alemán

Seis ex empleados de Heckler & Koch son sospechosos de venta ilegal de armas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Si viaja a Mexico, consulte el programa Paisano
    Según especialistas que investigan lo ocurrido en Iguala, policías usaron armas alemanas que ingresaron al país de manera ilegal.

    Algunas de las armas que se usaron en la llamada "noche de Iguala" que concluyó con la desaparición de 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa al parecer provienen de Heckler & Koch, una de las empresas fabricantes de armas más exitosas del mundo.

    Fiscales alemanes dijeron el jueves que seis ex empleados de esa empresa fueron acusados de violar las leyes sobre comercio de armas de guerra al venderlas a cuatro estados mexicanos.

    Sobrevivientes de Ayotzinapa hablan de trágica noche

    Sobrevivientes de Ayotzinapa hablan de trágica noche
    A casi un año de la desaparición de los 43 normalistas, tenemos testimonios exclusivos de quienes sobrevivieron a la tragedia.
    (Publicado jueves 5 de noviembre de 2015)

    Según "Radio Fórmula", Heckler & Koch estuvo bajo presión en mayo, cuando un reporte de autoridades aduaneras alemanas reveló que la empresa vendió armas que tenían como destino estados mexicanos, pese a que existía una veda a las exportaciones para evitar que cayeran en manos de fuerzas policiales corruptas.

    La empresa alemana fabrica el rifle de asalto HK416, que habría sido utilizado por los Navy Seals que participaron en el operativo en que murió el líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden, y el rifle G36 es usado por casi todos los ejércitos del mundo.

    Activistas de derechos humanos sostienen que armas alemanas terminaron en la ciudad de Iguala, en el estado de Guerrero, donde 43 estudiantes fueron secuestrados en septiembre de 2014, sin que hasta el momento se tenga certeza de cuál fue su fin.

    "Radio Fórmula" dijo que las seis personas acusadas de haber participado en la entrega de 16 rifles y partes a México entre el 2006 y el 2009, pese a que sabían que terminarían en estados que no estaban en la lista aprobada por Alemania.

    Citando una nota de prensa de la Fiscalía de Alemania, dijo que no se conocen los nombres de los seis acusados. Simplemente se indicó que se trataba de un ex representante de ventas de Heckler & Koch en México, un empleado del departamento de ventas de la compañía, dos directores de ventas y dos gerentes generales.

    Durante la investigación, dijo la nota de prensa, se descartó a otros 13 sospechosos. Una corte regional en Stuttgart decidirá ahora si el caso es lo suficiente fuerte como para iniciar un juicio.