Caravana de migrantes hace oír su voz

Unas 700 centroamericanos llegan a la Villa de Guadalupe y se reúnen con autoridades.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Si viaja a Mexico, consulte el programa Paisano
    EFE
    Los migrantes que proceden de países centroamericanos llegaron a la Basílica de Guadalupe y después se reunieron con distintas autoridades mexicanas.

    La fuerza de su voz no se ha quebrado a pesar de los obstáculos, pues se alimenta de la esperanza que tienen de alcanzar su sueño.

    Con ese ánimo, los hombres y mujeres centroamericanos que conforman la caravana migrante, llegaron a la Basílica de Guadalupe para rogarle a la Morena del Tepeyac que ablande el corazón de quienes tienen que darles asilo.

    "Sé que es un gran riesgo, pero sé que diosito me va a cuidar, tengo fe en que podemos pasar", dice Tania, una migrante dde Honduras.

    Al igual que Tania, Ignacio salió hace casi un mes de su natal Guatemala con su familia y dice que a pesar de todo lo que han vivido, decidieron llegar hasta la capital mexicana donde tal vez puedan encontrar paz y refugio.

    "Tengo 4 hijos, un día pueden ser gente importante, estudiada", argumenta Ignacio del Toro.

    Las casi 700 personas que integran el via crucis que va hacia Estados Unidos llegaron en 15 camiones y se refugiaron en la casa del peregrino.

    Los integrantes de la caravana migrante permanecerán tres días en el centro de México; después se dispersarán y cada uno seguirá su camino.

    Según lo planeado, la mayoría de ellos buscará asilo en este pais o regresará a su lugar de origen, y un pequeño grupo continuara su camino. Entre ellos está Antonio, quien en 10 ocasiones ha intentado cruzar la frontera, pero confía en que esta vez lo logrará.

    "Mi familia quedó atrás, con mis hijos y por ellos vengo luchando y no voy a darme por vencido hasta lo último", explica Antonio, ciudadano de El Salvador.

    En tanto, durante el lunes los viajeros se dividieron en comitivas y mientras algunos visitaron el Senado, otros fueron a la Secretaría de Gobernación y a diversas organizaciones defensoras de los derechos humanos que en este viaje tanto han visto pisoteados.