Mató, descuartizó y metió los restos de su familia en bolsas de plástico

El jurado en España declaró al joven de 22 años culpable del cuádruple asesinato.

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La acusación del crimen Pioz, segura de que habrá prisión permanente revisable

    El jurado popular lo declaró culpable de estos asesinatos que conmovieron a España y Brasil, con intencionalidad, ensañamiento con los menores y sin ninguna eximente. (Publicado domingo 4 de noviembre de 2018)

    Un jurado popular en España declaró el sábado al brasileño Patrick Nogueira culpable de los asesinatos de sus dos tíos y dos primos de corta edad en Pioz, en la provincia de Guadalajara, en el centro de España, en agosto de 2016.                  

    Nogueira, de 22 años y que había confesado el cuádruple asesinato en el juicio que se inició el pasado 24 de octubre, mató y descuartizó en su domicilio a sus tíos Marcos Santos y Janaina Santos y a sus primos de uno y cuatro años, todos ellos brasileños.     

    El jurado popular lo declaró culpable de estos asesinatos que conmovieron a España y Brasil, con intencionalidad, ensañamiento con los menores y sin ninguna eximente.                 

    Consideró además que el acusado "tiene la capacidad de discernir y tiene plena conciencia de lo que hizo y quería hacerlo".                

    Tras ocho horas de deliberaciones el sábado y otras cinco horas el viernes, el jurado, compuesto por siete hombres y dos mujeres, entregó la noche del sábado el veredicto a la magistrada, Elena Mayor, quien será quien imponga las penas al acusado, que podría enfrentarse a reclusión permanente en España.      

    "Pido perdón, no lo niego, no lo cuestiono", afirmó el acusado durante el juicio, en el que reconoció que ha causado "demasiado daño", por lo que pidió tratamiento especializado pues, dijo: "quiero cambiar".  

    El jurado consideró el sábado probado que las cuatro muertes fueron asesinatos al existir alevosía e intencionalidad, así como abuso de confianza, y afirmó que las víctimas no tuvieron posibilidad de defensa.  

    Además ha contemplado el ensañamiento con los menores, al dar por probado que estaban presentes en el momento de la muerte de su madre.  

    No ha considerado ningún atenuante y ha precisado que ha quedado probado que los hechos se realizaron "con plena conciencia de lo que se hizo, con nula impulsividad".             

    La acusación pública y la privada solicitaron la condena a prisión permanente revisable porque dos de los asesinados eran menores y porque consideran que los crímenes estaban planificados, como demostraría una conversación por WhatsApp entre Nogueira y un amigo en Brasil, y que en esas comunicaciones no había remordimiento.                 

    En cambio, la defensa reclamó una pena de 40 años de cárcel como autor de dos delitos de asesinato y dos de homicidio, con la eximente incompleta de trastorno mental transitorio.  

    Los hechos juzgados ocurrieron el 17 de agosto de 2016, cuando Patrick Nogueira acudió a la casa en Pioz donde vivía su tío y la mujer de éste, ambos de 39 años y procedentes de Brasil, y sus dos hijos pequeños, de uno y cuatro años de edad, y acabó con la vida de toda la familia.     

    A los dos adultos los mató, descuartizó y metió en bolsas de plástico y a los dos niños, tras asesinarlos, los guardó también en bolsas de plástico.  

    Los cuerpos sin vida de los cuatro miembros de la familia no fueron descubiertos hasta un mes después, el 17 de septiembre de 2016, cuando un empleado de mantenimiento alertó a los vigilantes de seguridad de la urbanización del mal olor que procedía de la vivienda.