Randy Halprin

Juez texano plantea que un fugitivo de la banda ”Texas Seven Death Row” debería tener un nuevo juicio imparcial

Randy Halprin ha argumentado que el juez Vickers Cunningham tenía prejuicios contra él. La jueza estatal de distrito Lela Mays estuvo de acuerdo con su recomendación emitida el lunes.

Telemundo

Un recluso judío en el corredor de la muerte que formaba parte de una banda de prisioneros que disparó fatalmente a un oficial de policía en 2000 después de que escaparon, deberían anular su condena y recibir un nuevo juicio porque el juez que presidió su caso "albergaba prejuicios antisemitas", según una sentencia judicial.

Los abogados de Randy Halprin han sostenido que el exjuez Vickers Cunningham en Dallas usó insultos raciales y lenguaje antisemita para referirse al recluso y algunos de sus cómplices.

Halprin, de 45 años, formaba parte del grupo de reclusos conocido como Texas Seven Death Row, que escaparon de una prisión del sur de Texas en diciembre de 2000 y luego cometieron numerosos robos, incluido uno en el que le dispararon 11 veces al oficial de policía de Irving, Aubrey Hawkins, de 29 años.

"Cunningham no solo albergaba un sesgo antisemita en el momento del juicio, sino que… no frenó o no pudo frenar la influencia de ese sesgo en su toma de decisiones judiciales", escribió la jueza de distrito estatal Lela Mays en un fallo emitido el lunes por la noche desde Dallas.

Mays escribió que Cunningham usó insultos racistas, homofóbicos y antisemitas para referirse a Halprin y a los otros reclusos fugitivos juzgados en su tribunal.

"Como juez con el poder de influir en los juicios, el uso que hizo el juez Cunningham de estos términos para referirse a los coacusados ​​fue racista porque combinó la atribución de características grupales con el ejercicio de poder sobre ellos".

Cunningham dejó el cargo en 2005 y ahora es abogado en práctica privada en Dallas. Su oficina dijo el martes que no comentaría sobre el caso de Halprin.

El caso de Halprin se remitirá a la Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas, que tomará la decisión final sobre si se anula su condena y si se le concede un nuevo juicio. El tribunal de apelaciones detuvo la ejecución de Halprin en 2019.

"La Constitución permite solo un remedio en casos de parcialidad judicial, y es anular el fallo del tribunal parcial y comenzar de nuevo con la posibilidad de un juicio justo ante un juez imparcial. Confiamos en que la Corte de Apelaciones Penales de Texas cumplirá la ley , acepte las concesiones del Estado y adopte las recomendaciones del tribunal de primera instancia", dijo Tivon Schardl, uno de los abogados de Halprin, en un comunicado el martes.

En octubre de 2021, Mays descubrió que Cunningham había violado el derecho de Halprin a un juicio justo y recomendó revocar su sentencia de muerte. Pero la corte de apelaciones ordenó en mayo que se llevara a cabo una audiencia probatoria antes de que pudiera considerar el caso.

La decisión de Mays del lunes se produce después de un juicio de tres días en agosto en Dallas en el que varios testigos, incluido el hermano de Cunningham y dos amigos de toda la vida de la familia, declararon que el exjuez había usado con frecuencia insultos antisemitas y raciales explícitos antes y después del juicio de Halprin en 2003 en referencia a él y varios de los otros reclusos fugados.

La oficina del Fiscal de Distrito del condado de Tarrant había sido designada para manejar los asuntos legales relacionados con las acusaciones de Halprin después de que la oficina del Fiscal de Distrito del condado de Dallas, que procesó el caso, fuera descalificada para participar.

En septiembre, los fiscales del condado de Tarrant presentaron documentos judiciales en los que decían que Halprin debería tener un nuevo juicio porque Cunningham mostró "parcialidad real" contra el recluso.

Cunningham ha negado las acusaciones de intolerancia racial después de decirle al Dallas Morning News en 2018 que tiene un fideicomiso en vida que recompensa a sus hijos por casarse con cristianos blancos heterosexuales. Se había opuesto a los matrimonios interraciales, pero luego le dijo al periódico que sus puntos de vista sobre tales matrimonios han evolucionado. En su fallo, Mays describió las opiniones de Cunningham como "la confesión" de una ideología nacionalista cristiana blanca.

De los siete reclusos que escaparon, uno se suicidó antes de que arrestaran al grupo. Cuatro han sido ejecutados, mientras que Halprin y otro, Patrick Murphy, esperan su ejecución.

Contáctanos