Andre Thomas

Rechazan demanda por prejuicio racial de un condenado a muerte en Texas que se sacó los ojos

En el jurado había tres personas que expresaron su desaprobación del matrimonio interracial, incluida una que escribió en un cuestionario: "Creo que deberíamos quedarnos con nuestra línea de sangre".

GETTY IMAGES / DEPARTAMENTO JUSTICIA DE TEXAS

Una Corte Suprema dividida rechazó el martes una apelación de un recluso negro condenado a muerte de Texas que argumentó que no tuvo un juicio justo porque los miembros del jurado que lo condenaron se opusieron al matrimonio interracial.

Los tres jueces liberales de la corte discreparon de la orden de la corte que rechazó la apelación del recluso Andre Thomas. Fue condenado a muerte por matar a su exesposa, que era blanca, y a sus dos hijos en 2004.

“Ningún jurado que decida recomendar una sentencia de muerte debe estar contaminado por posibles prejuicios raciales que podrían afectar sus deliberaciones o decisiones, particularmente cuando el caso involucró un crimen interracial”, escribió la jueza Sonia Sotomayor. Los jueces Elena Kagan y Ketanji Brown Jackson se unieron a la opinión de Sotomayor.

En el jurado de blancos había tres personas que expresaron su desaprobación del matrimonio interracial, incluida una que escribió en un cuestionario: "Creo que deberíamos quedarnos con nuestra línea de sangre".

El abogado litigante de Thomas no buscó evitar que las tres personas formaran parte del jurado, y ni siquiera cuestionó a dos de los tres sobre sus puntos de vista, escribió Sotomayor. Un miembro del jurado dijo que podía ser justo a pesar de sus puntos de vista.

El Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito de EEUU había rechazado anteriormente la afirmación de Thomas de que su abogado no proporcionó una representación competente.

Los tribunales habían rechazado anteriormente las apelaciones de los abogados de Thomas de que no debería ser ejecutado porque tiene una enfermedad mental.

Confesó haber matado a su esposa separada, Laura Christine Boren, de 20 años, a su hijo, Andre Lee, de 4, y a su hija de 13 meses, Leyha Marie Hughes, en 2004. Thomas dijo que Dios le había dicho que cometiera los asesinatos.

Las víctimas fueron apuñaladas y les arrancaron el corazón.

Cinco días después en la cárcel, se sacó un ojo. Mientras estaba en el corredor de la muerte en 2009, se quitó el ojo que le quedaba y les dijo a los funcionarios de la prisión que se lo comió.

Thomas no tiene una fecha de ejecución.

Contáctanos