El gol de Perisic le devolvió la vida a Dalic