En Dallas: Tras difícil situación, llegan buenas noticias