Fibrosis quística: batalla contra la muerte