Enfermera homicida espera sentencia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP

    LUFKIN - Una enfemera de Texas podría enfrentar la pena de muerte en momentos en que el jurado ha comenzado las deliberaciones sobre el castigo que habrá de imponerle tras de que se le declarara culpable del homicidio de cinco pacientes de diálisis renal, a los que supuestamente inyectó lejía. Kimberly Clark Sáenz volverá a comparecer el lunes para la fase de sentencia en su juicio por homicidio con pena capital. Según los fiscales, Sáenz también perjudicó deliberadamente a otros cinco pacientes en una clínica de diálisis en el este de Texas y a la que administraba la gigante de cuidados de salud DaVita Inc., con sede en Denver. Sáenz fue despedida en abril de 2008 tras una oleada de enfermedades y muertes en la clínica. La ex enfermera, de 38 años, no subió al estrado y sus abogados dijeron que equivocadamente se le ha fincado la culpa a Sáenz de los procedimientos descuidados de la compañía para la que trabajaba. El blanqueador es la sustancia utilizada habitualmente para desinfectar mangueras de plástico y demás equipo de diálisis en la clínica. En el caso, Sáenz afronta la pena de muerte o prisión perpetua.